Enemigo común

Reías tanto mientras
yo te corría
tratando alcanzarte
sin suerte,
eramos jóvenes
donde todo nos era posible.

Hoy seguimos juntos
nos cuidamos cada día,
el uno al otro
como en aquella época,
ya que hoy enfrentamos
a un enemigo
común tan invisible
que contagia y mata.

Alcohol, lavado de manos,
ventilacion no es novedad
para nosotros solo costumbre
hacerlo o usarlos,
cada día de la vida.

Nos prometimos
no quedarnos quietos,
sos vos o ambos
que cuidamos el jardín,
en el otoño necesita
mucho más cuidado,
nos reímos mucho
trayendo recuerdos
de un tiempo
que pasó,
pero su huella, dejó.

Nuestra sesión
de yoga más meditacion
en ayunas cada día
nos lleva la primera hora,
de cada amanecer

Luego él desayuno de reyes
que preparas
despues a pasear
por la plaza cercana,
gozando del aire perfumado
atrasado de los tilos.

Sabemos que este
enemigo invisible,
no tiene vencimiento,
por ello tenemos claro
que nuestra mejor vacuna
será nuestra actitud
y el amor que nos brindamos.

Solo extrañamos
los abrazos de los nietos,
pero ello nos dan
el mejor regalo al cuidarnos,
con su ausencia.

Nada, es para siempre…

Homenaje a Juan Capablanca

CUBA

Ofrenda en la tumba del legendario estratega de ajedrez, Juan Capablanca

Juan Raúl nació en La Habana, de muy pequeño aprendió a mover piezas en el tablero. Su estilo particular lo llevó no solo a ganar torneos sino el respeto de sus rivales. El artista Florencio Gelabert esculpió el gran rey de mármol blanco que custodia su tumba, que en estos días amaneció rodeada de flores.

     A 100 años después de convertirse en campeón mundial de ajedrez, la leyenda          del cubano se agiganta.

Bajo un calor de espanto, la tumba del genial ajedrecista cubano José Raúl Capablanca amaneció llena de flores en el cementerio Colón de La Habana.

 

 En su tumba no hay un ángel ni una cruz sino un rey blanco esculpido por el artista Florencio Gilabert.

En su tumba no hay un ángel ni una cruz sino un rey blanco esculpido por el artista Florencio Gilabert.

Es la suya una sepultura singular, en la que en vez de un ángel o una cruz un majestuoso rey de mármol blanco custodia los restos del que fuera campeón del mundo de ajedrez (1921-1927), único monarca de habla hispana en la historia de la disciplina.

 

Hace cien años, el 20 de abril de 1921, Capablanca venció al entonces campeón Emmanuel Lasker, un brillante jugador alemán que durante años retrasó el enfrentamiento con el retador cubano sabiendo lo que se le venía encima.

 

Lasker, que lo había visto jugar y ganar torneos importantes, aceptó finalmente batirse con Capablanca en La Habana en un encuentro a 24 partidas, resultaría vencedor quien alcanzara 12,5 puntos u ocho victorias.

Aquel 20 de abril, Capablanca y Lasker celebraron la partida número 14 en el casino de la playa de La Habana. Ganó el cubano, y el alemán ya no volvió a presentarse ante el tablero. El marcador iba 9 a 5 a favor de Capa (4 victorias y 10 tablas).

Lasker dijo sentirse indispuesto y criticó el “horroroso” clima de La Habana para celebrar un tope de este tipo, una excusa peregrina pues el alemán había estado antes en Cuba en dos ocasiones (1896 y 1906), y además la primera fecha pactada por ambos para el duelo fue enero, un mes de mucho menos calor, y fue el propio campeón quien pidió aplazarlo hasta primavera.

La verdad es que Lasker no quería acabar tan humillado y decidió renunciar al título por carta, el 27 de abril de 1921, una fórmula que no gustó a Capa (hubo que convencerle para que aceptase la corona).

Su historia

Bajo el mismo bochorno de La Habana que molestó al destronado, nació Capablanca en 1888, hijo de un oficial del ejército español destinado en la isla. Con él aprendió a mover las fichas a los tres o cuatro años rodeado de soldados en la fortaleza de la Cabaña, y enseguida el chico empezó a ganarle.

“Era un buen militar, pero un mal ajedrecista”, diría de su progenitor Capablanca, que a los 13 años ya era campeón absoluto en su país. En sus 54 años de vida sumó más de 600 partidas oficiales, con 315 triunfos y apenas 38 derrotas.

Ganó 22 de los 37 torneos importantes en que participó, y entre febrero de 1916 y marzo de 1924 acumuló 63 partidas de primer nivel sin perder, incluyendo las del campeonato con Lasker.

Jaques Mieses, otro gran jugador alemán, comparó así las características de ambos: “El estilo de Lasker es como una copa de agua clara con una gota de veneno. El de Capablanca es una copa de agua aún más clara, sin la gota de veneno”.

 

 Capablanca y Lasker.

Capablanca y Lasker.

Se ha dicho muchas veces que Capablanca era un genio natural, un ajedrecista “puro” de estilo en apariencia sencillo. Prefería ganar técnicamente, jugando posicionalmente, aunque su visión táctica era excelente y en los finales era letal.

“Mi sistema personal de juego es fundamentalmente sencillo. Juego con prudencia y no busco riesgos innecesarios. Pienso que la audacia está en contradicción directa con el principio del ajedrez, que no es juego de suerte, sino de capacidad”, afirmaba Capablanca.

“La iniciativa”, decía, “es una ventaja que debe aprovecharse a la primera oportunidad”, y aconsejaba a quien le quisiera escuchar: “Con el fin de mejorar tu juego, debes de estudiar los finales antes que todo, ya que mientras los finales pueden ser estudiados y dominados por sí mismos, el medio juego y la apertura deben de ser estudiados en relación con los finales”.

 

De adolescente fue a estudiar a Nueva York, donde pasó gran parte de su tiempo echando partidas en el Manhattan Chess Club, y con 20 años se convirtió en un ídolo en Estados Unidos al derrotar a su campeón nacional Frank Marshall.

La fama

Su carrera fue fulgurante, aunque su verdadero salto a la fama se produjo durante el torneo de San Sebastián de 1911, al que en principio no estaba invitado.

Allí asistieron los mejores ajedrecistas de la época, incluidos Rubinstein, Vidmar, Marshall, Tarrasch, Nimzowitsch, Bernstein, Spielmann, Maróczy, e incluso los dos últimos retadores de Lasker —Schlechter y Janowski—.

Capablanca ganó el torneo de forma inesperada y brillante (9,5 de 14 puntos), y tras ese éxito desafió ese mismo año a Lasker a un match por el campeonato del mundo.

El alemán puso condiciones que al cubano le parecieron leoninas —si la victoria del retador se producía por un punto de diferencia, el match se consideraría nulo; el retador no tendría derechos sobre la publicación de las partidas; y debería depositar una garantía de dos mil dólares (1.660 euros), entre otros requisitos—.

La negociación se frustró, pero quedó demostrado desde entonces que el más fuerte competidor para Lasker sería en adelante Capablanca.

Cuenta el gran Leontxo García en su bitácora de este diario que Capablanca fue un “adelantado a su tiempo” y “cinceló una aureola de casi invencible porque su profunda comprensión de la estrategia era muy superior a lo que se sabía hasta entonces”.

“Sus mejores partidas”, afirma, “son un paradigma de la sencillez de los genios: logra que el aficionado crea, durante un rato, que lo muy difícil es, en realidad, fácil”.

Y he ahí una de sus grandes dificultades: lo sobrado que era y lo mucho que le gustaba vivir y disfrutar. Desde que ganó contra pronóstico el fortísimo torneo de San Sebastián, “dedicó mucho menos tiempo a su entrenamiento que sus rivales más duros de entonces, y muchísimo menos que las estrellas actuales del deporte mental”, señala Leontxo, que lo define como un verdadero gentleman, un bon vivant que siempre iba bien vestido, “muy elegante y cortés, atractivo, de educación exquisita, maneras refinadas y amplia cultura”, nada que ver con el típico jugador de ajedrez de antes y ahora.

“Una gran parte de los ajedrecistas de competición viven absortos en su mundo, pensando en la partida que acaban de jugar, en la que disputarán mañana o en una muy interesante que recién vieron; cuidar mucho los detalles de su vestimenta o su imagen en general no encaja bien con esa devoción”, señala Leontxo.

En su libro Mis geniales predecesores, Gari Kaspárov revela que Capablanca en su momento “demostró su colosal superioridad sobre sus contemporáneos”, y por esa razón “surgió precisamente el mito de su invencibilidad”. “Nadie podía ver las pequeñas —y, a veces, no tan pequeñas— lagunas de su estilo ultrapuro. Pero esos errores no eran accidentales, y en el encuentro con Alekhine [quien lo derrotó en 1927] pasaron a ser trágicos, puesto que echaban por tierra los frutos del enorme trabajo precedente. Capa fue cayendo por culpa de su proverbial pereza, y una cierta negligencia en su juego. Si tenía éxito, ¿para qué esforzarse más?”, dijo el de Bakú.

Confianza

Tras perder la corona con Alexander Alekhine, que se preparó concienzudamente para el encuentro mientras el cubano lo fío todo a su superioridad y, fiel a su estilo, confió en su proverbial capacidad para resolver los problemas directamente en el tablero —incluso se fue de gira promocional a Brasil semanas antes del torneo—, el ruso nunca le concedió la revancha. Capa no se lo perdonó y hasta su muerte la rivalidad de ambos fue legendaria —en sus enfrentamientos particulares, Capablanca venció en nueve ocasiones, por 7 derrotas y 33 tablas—.

 

Capa podía haber sido campeón del mundo mucho antes y con más preparación hubiera retenido la corona por mucho más tiempo. Después de aquella derrota siguió jugando a un buen nivel, pero sobre todo vivió como le gustaba vivir, disfrutando.

Con el dinero obtenido tras vencer a Lasker (La Habana puso una bolsa de 20.000 dólares para la celebración de aquel match) construyó a su primera esposa, una belleza camagüeyana llamada Gloria Simoni, una mansión en La Habana que en su terraza reproducía en las losas la posición final de la última partida ante Lasker. Bautizó la casa Villa Gloria —hoy está en estado ruinoso y habitada por cinco familias—.

Poco antes del inicio de la I Guerra Mundial fue nombrado cónsul en San Petersburgo, y Capablanca, que tuvo no pocos romances en su vida pues era un seductor, finalmente, se divorció de Gloria y acabó casado con la princesa rusa Olga Chegodaeva.

Era otra mujer de extraordinaria belleza a quien conoció en los años treinta mientras trabajaba en la Embajada de Cuba en Estados Unidos, y con la que protagonizó varias portadas de revistas de la época.

El 7 de marzo de 1942, a los 54 años, cayó fulminado por un ataque de hipertensión mientras estaba en el Manhattan Chess Club de Nueva York, adonde acudía con gran frecuencia por las tardes. Un día después murió en el hospital Mount Sinaí, el mismo en el que un año antes había falleció Lasker. Su eterno enemigo, Alexander Alekhine, escribió entonces: “Nunca antes hubo, ni volverá a existir, un genio igual”.

Los restos de Capablanca fueron trasladados en barco a Cuba y fue enterrado con todos los honores en el cementerio Colón —gobernaba entonces Fulgencio Batista, en su primer mandato constitucional—.

Tras el funeral multitudinario, el artista Florencio Gelabert esculpió el gran rey de mármol blanco que custodia su tumba, que en estos días amaneció rodeada de flores bajo el bochorno de La Habana. Aquí, de vez en cuando, llegan en peregrinación sus admiradores, que recuerdan la contestación del ajedrecista de origen polaco Miguel Najdorf cuando le preguntaron quién era el mejor jugador de la historia: “Capablanca fue el mejor, porque no necesitó molestarse”.

3- Una palabra por 30 días.

Hoy: Naturaleza Cantidad: 172 palabras

Hacía meses que conversábamos entre amigos; de aceptar la invitación de Miguel que vivía en la Provincia del Chaco, muy cerca del Impenetrable, regalo que la naturaleza como tantas otras Dios o el Universo regalo a nuestro inmenso y despoblado país, concentrándose más de un tercio de su población en la Ciudad de Buenos Aires y el Gran Buenos Aires o conurbano, como se le puede decir.
Miguel era capaz de cazar junto con sus perros de raza dogo y cuchillo, a feroces jabalíes que habitaban dentro del bosque y se habían convertido en una pesadilla para los humildes chacareros que vivían de sus cultivos.
Era temporada de caza en el Chaco y luego de comunicarnos con nuestros amigos, emprendimos viaje en la robusta camioneta de Roberto, Joaquin y yo. Demoramos aproximadamente unas diez horas en llegar donde vivía Miguel, el pueblo de Nueva Pompeya.
Luego de fuertes abrazos con Miguel, nos pusimos con la ronda del mate, para saber de cada uno y reírnos de las anécdotas que provocaban sonoras carcajadas.

Internacional – Otra tensión en el mundo

Qué sucede en Jersey, la isla que tiene en vilo a Europa: Francia y Reino Unido enviaron buques armados.


En plena disputa por la pesca, la Unión Europea insta a la calma pero critica las nuevas condiciones que exige Londres para pescar en la isla.


Las autoridades de Reino Unido y Francia desplegaron patrullas militares en el Canal de la Mancha ante la escalada de tensiones por los derechos de explotación pesquera, que motivaron una protesta de barcos de pescadores que temen perder cuota en el escenario post Brexit.


Las negociaciones sobre la explotación de recursos fueron motivo recurrente de fricciones entre ambos lados del canal y este jueves decenas de pesqueros galos organizaron durante horas una protesta ante la isla de Jersey, de tal forma que no pudiesen abandonarla otras embarcaciones, reportó Europapress.

El gobierno de Boris Johnson respondió enviando dos buques de la Marina para “evaluar la situación”, citó la BBC. Las autoridades de Jersey prometieron verse con los pescadores, que habrían sumado 60 barcos a su particular bloqueo del puerto de Saint Helier.


Y Francia desplegó otras dos patrulleras para garantizar “la seguridad de la navegación y la salvaguarda de la vida humana”, según Franceinfo. Apeló también a la necesidad de prevenir una posible escalada.


Finalmente, los pescadores depusieron su protesta y abandonaron la zona de Jersey tras reunirse con autoridades locales, aunque no trascendió si efectivamente llegaron a un acuerdo sobre las disputas.

Los pescadores denuncian un recorte de las zonas y los periodos para faenar y recibieron el respaldo explícito del gobierno de Emmanuel Macron, que incluso amenazó por boca de su ministra del Mar, Annick Girardin, con cortar la corriente a la isla si persistían las restricciones a las labores de trabajadores galos.


París también pidió la intervención de la Comisión Europea, la cual aseguró que sigue atentamente los acontecimientos entre París y Londres, y pidió “muestras de moderación” y “calma” para encontrar una salida al conflicto.

En todo caso, la portavoz de Pesca del Ejecutivo comunitario, Vivian Loonela, apuntó que Reino Unido exige unas condiciones “adicionales” a los 41 barcos europeos que solicitaron poder pescar en aguas territoriales de Jersey que no respetan el acuerdo que rige las relaciones comerciales entre ambas partes desde el Brexit.


“Cualquier condición nueva para las autorizaciones que limiten las actividades pesqueras deben cumplir con los objetivos y principios del Acuerdo, pero también deben tener una explicación científica clara y racional”, señaló la portavoz.


Bruselas recordó que las condiciones para acceder a una licencia para pescar en aguas territoriales de la otra parte “no pueden discriminar” a las embarcaciones según su pabellón y tienen que ser notificadas “por anticipado” para que los buques y las autoridades nacionales tengan “tiempo para reaccionar”.


El Ejecutivo comunitario considera que las nuevas condiciones, comunicadas a Bruselas el pasado lunes, no cumplen con estos criterios y por tanto “no deberían aplicarse”.

Una palabra por treinta días…

El verano se había extendido demasiado. Ya en los inicios de mayo; las temperaturas agobiaban a los porteños que con sus sacos en los brazos, caminaban por el microcentro porteño. Pero el 9 de mayo todo cambió, los atardeceres debido a una masa de frío polar del sur, se hicieron repentinamente fríos y ventosos. Y de golpe el color ocre; pinto las hojas de las arboledas. Una buena excusa, para abrazarla…

 

Día 1: “Despegue hacia la felicidad”

Vamos a jugar con Javier Sanchez Bernal en esta su invitación; que no es otra cosa que jugar con nuestra imaginación y olvidarnos por un rato de aquello que a veces nos agobia. Son 30 días en que nos sorprenderemos juntos, Gracias Javier; por invitarnos a participar. Un cordial saludo.

La Buhardilla de Tristán

¡Bienvenido/a al reto: “Una palabra por 30 días”! Desde hoy, 10 de mayo, hasta el próximo día 8 de junio, publicaré un post diario con un microrrelato que contenga la palabra correspondiente de la siguiente imagen. Además, el relato contendrá el número de palabras que resulte de generación aleatoria.

¡Me encantaría que participaras y dejases tu creación en los comentarios! Puedes consultar las bases, aquí. Así que, sin más dilación, vamos con el texto de hoy.


* . * . *

Día 1: 10 de mayo de 2021.

Palabra del día:VOLAR

Extensión: 100 palabras

Soñaba con volar antes incluso de dar mis primeros pasos. Recuerdo aquellos largos paseos con mi abuelo, por las veredas perdidas del pueblo, observando embelesado los buitres mientras dominaban, majestuosos, el cielo azul. Desgraciadamente, vivir tan alejado de la ciudad y, más aún, de la capital, me ha impedido, hasta ahora, hacer realidad…

Ver la entrada original 47 palabras más

Reto: “Una palabra por 30 días”

Su abuela Agustina ya le había dicho que no se fuera lejos de la casa; pero Juan era un niño inquieto y curioso, así se internó en el bosquecillo que la rodeaba. Mientras caminaba, escuchó un ruido entre los matorrales y quedó petrificado cuando se le presentó un duende que dijo llamarse Apolonio. Lo invito a jugar a sabiendas de que Juan era un niño solitario. Juan dudo primero del desconocido; pero aceptó gustoso al pensar que quizás había encontrado ese compañero de juegos que buscaba hace tiempo. El duende lo llevó a su casa y al entrar, desapareció…

De India a Israel: el peligroso virus de la religión

Las celebraciones religiosas aportaron a la ola de contagios que causa estragos en el país asiático. El caso israelí.

CLAUDIO FANTINI

En el escenario de la pandemia, la frivolidad y el fanatismo fueron dos inesperados aliados en el sabotaje al distanciamiento social. Las aglomeraciones en fiestas clandestinas y en celebraciones religiosas son recurrentes focos de contagio en todas las latitudes.

En la juventud, porque el instinto gregario mostró indolencia ante la muerte y el dolor ajeno, y en la religión por la gravitación del “fanatismo”, palabra que deriva de “fanum”, que significa templo. En latín, “fanáticus” significa “perteneciente al templo”. Y desde tiempos inmemoriales, lo que se cree en el templo choca con lo que se descubre en el laboratorio.

Es la eterna confrontación entre religión y ciencia. Una puja que sembró de tragedias la historia y obstruye luchas contra enfermedades. En esta ocasión, el fervor religioso aparece entre las causas del catastrófico repunte del covid en la India, con su secuela de muertes a gran escala. Las causas son muchas. El gobierno se confió por el poco nivel de contagios que tuvieron las primeras olas.

Se pensó que la población, siendo mayormente joven, estaba menos expuesta que otras poblaciones. También que la cantidad de gérmenes patógenos que infectan a ciudades superpobladas donde predomina el hacinamiento y la falta de higiene, inmunizar a gran parte de la población india.

A eso se sumó el exceso de confianza provocado por la producción de vacunas en su territorio y el resultado fue un relajamiento que se vio en las calles, en protestas contra la política agrícola del gobierno y en la realización de comicios regionales sin protocolos sanitarios. Pero los mayores focos de contagios pudieron producirse en celebraciones religiosas.

Los indios se congregaron por el Durga Puyá y el Dussedra, que celebran la victoria de la diosa Durga sobre el demonio Mahishasur y el triunfo de Rama sobre Ravana, el “rey demonio” de diez cabezas. Ambas festividades se realizan en el mes de Ashwin del calendario hindú (septiembre u octubre), congregando multitudes. Y a renglón seguido, llegó el Kumbh Mela, que significa Jarra Sagrada y constituye la celebración religiosa más multitudinaria del mundo.

El Kumbh Mela, que congrega millones de peregrinos en cuatro ocasiones cada doce años, se realiza en ciudades que están junto a ríos sagrados. Este año se efectuó en Haridwar, la capital del estado Uttarakhand. La ciudad está atravesada por el río Ganges, sagrado porque según la mitología hinduista, escuchando los ruegos del rey Bhagiratha, el dios Shiva hizo descender agua de los cielos a las cumbres del Himalaya donde nació el río que riega las secas tierras bengalíes.

Este año, la fiesta de los ríos sagrados congregó a millones de peregrinos que se bañaron en las “aguas purificadoras” del Ganges. A esa altura de la pandemia estaba claro en todo el mundo que semejantes aglomeraciones eran focos de contagios y que, al retornar a sus hogares, los peregrinos esparcirían el virus por otros estados y ciudades. Entonces ¿por qué no se impidió la celebración?

Posiblemente, la respuesta incluya el componente religioso del gobierno que encabeza Narendra Modi. El primer ministro pertenece al ala más radical del Bharatiya Janata, partido del nacionalismo hinduista que levanta la bandera del “hindutwá” (hinduidad) y que en la década del ’90, con el liderazgo de Atal Vajpayée, desplazó del poder al secular Partido del Congreso.

El hecho es que la inmensa escalada de contagios a escalas indias es un potencial laboratorio en el que el coronavirus podría acelerar mutaciones hasta quedar fuera del alcance de las vacunas. La primera consecuencia para el mundo fue que Narendra Modi prohibió la salida de vacunas producidas en la India.

No es el único punto del planeta donde el fervor religioso produjo aglomeraciones que pueden generar escaladas de contagios. Con uno de los estados más inteligentes del mundo, Israel pudo efectuar una sorprendente campaña de vacunación.

Falta ver si la inmunidad alcanzada impide que una celebración religiosa haya provocado una ola de contagios que sume muertes a la lista que las vacunas debieron congelar.

Más de cien mil personas se amontonaron en el Monte Merón a celebrar el Lag Baomer, provocando la mayor catástrofe civil de la historia israelí.

Al casi medio centenar de muertes que produjo una estampida multitudinaria, podrían sumarse los que provoque una eventual cadena de contagios. El nivel de israelíes inmunizados por una campaña organizada con eficacia asombrosa, podría no alcanzar para impedir que esta tragedia sume muertos causados por el covid19.

Los protagonistas de la catástrofe ocurrida en la Alta Galilea, fueron los jaredíes.

La palabra hebrea de la que proviene esa denominación de los ultra-ortodoxos, significa “miedo” y refiere al temor a Dios y a violar cualquiera de las 613 “mitzvot”, preceptos bíblicos señalados en la Torá.

Los jaredíes han violado anteriormente el distanciamiento social en Israel y en el distrito neoyorquino de Brooklyn, donde se encuentra una importante comunidad ultra-ortodoxa de la diáspora.

Después de haber piloteado la modélica campaña de vacunación, el gobierno de Benjamín Netanyahu permitió que cien mil personas asistieran a la celebración que se realiza cerca de la tumba de Rashbí, el rabino místico que enseñaba el Talmud en el siglo II y escribió el Zohar, uno de los libros cabalísticos fundamentales.

La multitud participó de la llamada fiesta del fuego, también fiesta de la alegría, en la que cantan y bailan junto a numerosas hogueras evocando el final de la plaga que dos mil años atrás fue enviada por Dios, según la religión hebrea.

Rashbí, cuyo nombre era Shimon Bar Yochai, fue uno de los cinco únicos sobrevivientes de aquel “castigo divino” y hoy es celebrado por los jaredíes con las hogueras que evocan “la luz espiritual” del misticismo.

Que el gobierno de uno de los estados más inteligentes del mundo no hiciera cumplir el límite de asistentes, podría tener que ver con el peso de los partidos religiosos en el gobierno de Netanyahu.

Por cierto, el choque entre religión y la lucha contra la pandemia se dio en todas las latitudes y creencias, incluidas las iglesias cristianas que desafiaron el distanciamiento social en las Américas.

Juntos…

El mar se desliza lentamente por la arena
casi al tiempo que el sol cae en el atardecer,
como suspirando al vernos tan enamorados
pero el sabe que siempre no ha sido así,
que hubo idas y venidas, contratiempos
fugaces o no en donde tu o yo nos alejamos.

Nuestro amor es así como tantos otros,
distinto en su expresión igual en contenido,
es la distancia la que nos pone en eje desafiandonos
a poner en el verdadero sitio esa tristeza de la lejanía
de alguien que nos abrió su alma para beber de ella.

No se si será el puerto último adonde arribamos,
a mi no me preocupa porque sé que volveremos
para encontrarnos siempre ya que son las diferencias
las que realmente dicen que nos necesitamos.

Ven abrazemonos bien fuerte vamos a prometernos
que no volvamos a estar lejos el uno del otro,
convencidos ya que ambos nos necesitamos tanto
ahora aquí o en el lugar más lejano de este mundo.

Los arqueólogos encuentran la primera momia embarazada del Antiguo Egipto.

Imágenes y escaneos de la momia Imagen: Desmond et al., J. Archaeol. Sci., 2021.

Lo que en un principio iba a ser el escaneo de una momia de un antiguo sacerdote egipcio, cambió radicalmente con el hallazgo de lo que parecían huesos de un pie diminuto. Por primera vez se había encontrado a una mujer embarazada momificada deliberadamente.

Al parecer, los escáneres posteriores confirmaron que se trataba de un feto aún en el útero de la madre fallecida y momificada. Un hallazgo impactante que planteaba una segunda cuestión: ¿quién era aquella mujer y por qué fue momificada con su feto?

Según ha explicado el arqueólogo Wojciech Ejsmond, de la Academia de Ciencias de Polonia:

Por razones desconocidas, el feto no se había extraído del abdomen durante la momificación. Por esta razón, la momia es realmente única. Nuestra momia es la única identificada hasta ahora en el mundo con un feto en el útero.

El ataúd y la momia Imagen: National Museum in Warsaw, Warsaw Mummy Project.

Cuentan los investigadores que la momia y su sarcófago se donaron a la Universidad de Varsovia en 1826 y se guardaron en el Museo Nacional de Varsovia, Polonia, desde 1917. Sin embargo, no fue hasta 1920 cuando se tradujo el nombre del ataúd. Aquel escrito reveló que el enterrado se llamaba Hor-Djehuty y estaba en una posición privilegiada. Según decía la traducción:

Escriba, sacerdote de Horus-Thoth adorado como una deidad visitante en el Monte de Djembe, gobernador real de la ciudad de Petmiten, Hor-Djehuty, hijo de Padiamonemipet y de una casa Tanetmin.

Tuvieron que pasar varias décadas y muchos avances para que ya en 2016, la tomografía computarizada revelara que la momia en el sarcófago podía no haber sido realmente Hor-Djehuty. Los huesos eran demasiado delicados, faltaban los órganos reproductores masculinos y una reconstrucción tridimensional reveló senos.

Los investigadores creen que, aunque el ataúd se hizo para una momia masculina, se colocó una momia completamente diferente en el sarcófago en algún momento, tal vez para hacerse pasar por un artefacto más valioso. Según los expertos:

Esta teoría está respaldada por el daño a algunos de los vendajes de la momia, probablemente causado por saqueadores del siglo XIX que rebuscaron en busca de amuletos. Por tanto, es imposible saber quién era exactamente la mujer, o incluso si venía de Tebas, donde se encontró el ataúd; sin embargo, se pueden medir algunos hechos a partir de sus restos.

Radiografías y tomografías computarizadas del abdomen de la momia que revelan al feto Imagen: Ejsmond et al., J. Archaeol. Sci., 2021

Estos datos cuentan parte del misterio de la mujer. Por ejemplo, que fue momificada con mucho cuidado y con un gran conjunto de amuletos, lo que sugiere en sí mismo que era alguien importante, ya que la momificación era un lujo en el antiguo Egipto.

También detallan en el estudio que murió hace poco más de 2.000 años, aproximadamente en el siglo I a.C., entre los 20 y los 30 años, y el desarrollo del feto sugiere que tenía entre 26 y 30 semanas de embarazo.

Y hasta aquí. No está claro cómo murió, pero el equipo cree que el análisis de los tejidos blandos conservados de la momia podría dar algunas pistas. [Journal of Archaeological Science vía ScienceAlert]

FUENTE: Editorial Miguel Jorge