Siempre estarás…

Desde
que estás
conmigo, confirme
lo que siempre
he desconocido,
el temor
a irme un día,
pues solo será
un tránsito.

Me has dado
la esperanza,
de un nuevo giro
en el carrusel
de mi vida,
trayendo paz
y ese amor
paciente y adorable,
a mi corazón
ya herido.

Dejo que juegues
con mis manos,
mis brazos
que te sostienen,
tus piernas
que me abrazan,
y caemos
contra la pared,
mojados, jadeantes,
piel a piel,
transformándonos
en solo un cuerpo
que se estremece,
en una pasión
irrefrenable.

Vendrán otras vidas,
y sé que
estarás siempre
conmigo.

Desconocido

Sabes,
pensé qué quizás,
te agradaría
recibir noticias
de mi vida.

Pero no.

Porque
convengamos
entre tu y yo,
que toda ficción
atesora
algo que
nos ha pasado,
un rulo tras otro
que nuestro
inconsciente,
expulsa al consciente
mas obstinado.

De la duda
de poder leernos,
exultantes ante
un nuevo amanecer,
qué nos hará sentir
en cada día,
que comenzamos
una nueva vida.

No te preocupes,
lo entiendo
aunque no sepa yo,
el motivo
del silencio.

Quien soy yo?

Solo uno entre
quienes, te leen
con avidez y pasión..

Ego

Que nos sucede
cuando nos
cegamos solo
con la belleza
física,
sin saber
si dentro de ella
guarda para si,
las peores miserias.

¿La posmodernidad
dicen?
quienes venden
el producto.

Seres humanos
que piensan
en su cuerpo,
y no enriquecen
su alma,
a sabiendas
de que el tiempo
como las agujas
del reloj, avanza
sin disimulo.

Será ello,
un motivo
de los tantos
que provocan
el individualismo
extremo,
en donde el silencio
puede hasta
escucharse.

Déjala ir…

Que compleja
es la vida, amigo
me dijo,
con su mirada
al piso.
Qué te pasa,
le pregunté.

Tú sabes
separados,
sin relación alguna
bajo el mismo techo.

Y prosiguió,
me he enterado
que se ve
con otro.

¿Y qué hay
con eso?
Son libres ambos,
nada los une.
No te comprendo
le respondí.

¿O es que
afecta tu ego
o aún la amas?

Me miro apenas,
un mueca amarga
dibujó su boca.

¡Sí, quiero!

Nuevamente
enamorarme,
porque siempre
he pretendido
escribir desde
aquel adolescente,
sobre ficciones
y fantasías,
sobre ese sublime
sentimiento.

No sonrías, no.
Sí, soy mayor
¿y con eso?

Sus gustos, mis gustos.
Sus silencios, mis silencios.
Dejar de viajar
solo por el mundo,
sorprendernos,
ante lo nuevo, lo distinto.

Esa es mi ilusión
y porque
no compartirla.
El amor, no tiene edad
solo futuro
engalanado,
de murmullos
amorosos .

¿Un bello rostro?
Quizás prefiero
una mente abierta
y sensible,
hacia mi,
hacia los otros,
sin prejuicios
y con infinita
bondad
en su mirada.

Sigue

Ocre,
como las hojas
que en otoño,
tapizan
el verde amarillo
de cada rincón
de la plaza.

Otoño,
como cuando
en la vida,
dejamos de
creernos inmortales.

Y así,
con arrebato
pretendemos
correr, ilusos
a hacer aquello
que creemos tardío.

Cada día.
naces a una
nueva vida,
cumple tus sueños,
deja de
mirar atrás.

Finitud

Ese brillo de hielo
en su mirada,
decía tanto
que nadie
se atrevía
a preguntarle.

Cuando eso
era lo que
realmente
buscaba,
un poco
de atención,
ante su dolor
sin limites.

Que
contradictoria
la raza humana,
temerosa
sin descubrir,
ni saber
lo que le pasa
al otro.

Hemos perdido
lo que nos
hacia realmente
humanos,
sensibilidad
hacia el otro.

Les ha pasado
alguna vez,
tener ese sabor
amargo,
que a pesar
de estar rodeado
de sus afectos,
se sienten
en soledad,
como cuando
llegaron
a este mundo.

Esa es solo
mi sensación
en este atardecer,
y busco en ella,
explicación alguna.

No será tiempo ya,
de intentar actuar
con valentía,
y pensar
solo un poco mas
con el corazón,
alejándonos
del individualismo
extremo,
para tratar de torcer
la historia cercana,
y evitar
ese salto al vacío,
que nos proponen.