“No, ya no puede ser…”

Sobre el verde entorno
en que nos sentábamos
a la orilla de ese mismo lago
hace ya tantos años;
en que apoyando tu cabeza
sobre mis hombros, sollozabas…

Y en que me decías
“me dicen que eres nadie”
“que no me convienes para mi futuro”
“que debo dejarte, por mi bien”
y así fue que te alejaste de mi
negaste nuestro amor de niños,
de adolescentes, luego
no lo defendiste;
ni siquiera lo intentaste.

Eso tan nuestro;
como el agua del lago
que nos arrullaba
y que apenas era audible,
muy tenue,
a nuestros oídos.

Y hoy volviste,
desencantada de la vida,
quebrada por dentro
y tan incrédula de todo
que me pareciste otra.

Estamos nuevamente
en este entorno único,
pero ya nada puedo hacer
pero más bien lo hice,
dejé de pensar en ti
hace mucho tiempo,
dejé de aferrarme a tu imagen
y la dejé ir…simplemente.

Aquello fue y es pasado
y de no haberse dado así,
no podría haberme enamorado
de quien hoy está a mi lado,
no por qué yo fuera otro
a aquel que conociste,
si no por ser el mismo
soñador de siempre.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s