Haces bien en partir, por ti, no por mí

Sabía que partías,

pero no quise detenerte

te ibas sin decirme adiós

y lo tenía merecido.

Te hartaste de mí

porque al darme todo,

te quité todo de igual modo,

te vacié de amor,

siempre brindado.

Te agotaste al amarme,

al saberme infiel,

no sólo una, mil veces

en que desaparecía

de tu vida, simplemente

para volver a regresar

sabiendo que siempre

te encontraría

y perdonarías, nuevamente.

Pero supe al llegar

la última vez,

cómo tu mirada

huía de la mía,

sin demostrar nada,

ni rencor ni enojo,

pero me pareció ver

una evidente indiferencia.

No fue necesario

decirnos nada,

vi a tu lado, las maletas

y observé al irte

tus pasos rápidos

dejando detrás

solo un mal recuerdo.

Hiciste bien, lo sabes,

jamás he podido amar

a una sola mujer,

aunque tú fueras

la última de todas,

conocida.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s