Se real…no te disfraces.

Sé que la quiero

pero no cuanto

la quiero.

Leo con avidez

su prosa

y mi corazón

se aloca,

como deseando

un beso imaginario

y estar a su lado.

Mis letras

mínimas y vaporosas,

quisieran abrazarla

y no dejarla ir.

Como decirle

aún sin conocerla,

que me ha cautivado

su belleza interior,

esa que ella

reduce

a la nada misma.

Lo sabe,

bien lo sabe

que lo físico

es fugaz

y sin embargo,

se recluye

en su arte

como esgrimiendo

de su parte,

su temor

ante un mundo hostil

o un nuevo desengaño.

No muchos

comprenden

sus letras,

pero sé

que ellas

esconden en ella,

ese ahogo

que en soledad

se cuestiona.

Ser de la nobleza

no es pecado,

sí lo es

creerse,

por encima

de los demás mortales.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s