El despojo

Dime, si en realidad
me tienes la confianza
que declamas,
dime entonces
del porqué de
tus miedos viejos,
que te ahogan
y sacan de ti,
hasta el aire
que respiras.

Ya sé.
me lo has contado,
has tenido
la más terrible
trágica experiencia
siendo una niña,
que sorprendida
vagabas
con tus ojitos vacíos,
por esa habitación
llena de extraños;
que ni siquiera
percibían,
tu sorpresa,
tu dolor inmensurable.

Herida que
aun mantienes
bajo tu piel,
en secreto
en algún lugar
de tu alma infantil,
que guardaste
para siempre,
para mudarte
como oruga en mariposa
y así
en rebelde adolescente
sin fronteras.

Lamento por el
que aun hoy
en la íntima soledad
de tu cuarto
afloran de vez
en cuando
esas lágrimas
que nadie ve
y sin embargo,
yo he imaginado
tantas veces.

Ponte de pie, camina,
ríe con ganas
nada puedes hacer
sobre el pasado
y menos por el futuro
que vendrá.

Nadie soy, lo se
pero he vivido,
he desandado
ese camino
de desamores
y desengaños;
de muerte y dolor;
de amores que
partieron un día
impensado
para desaparecer.

Por eso solo
puedo decirte
pidiéndote
que sepas
perdonarme,
vive, canta, ríe,
se tu misma
ama como nunca
te has amado,
y entrega tu sonrisa
cada día
porqué seguramente
quien la reciba
le alegraras su día,
y créelo,
compartirás su dicha.

6 comentarios sobre “El despojo

    1. Muchas gracias, por tus palabras. Demasiado para un hombre, que solo desliza sentimientos en un teclado. Lo mismo te deseo. Otro abrazo y que tengas un domingo pleno de armonía y paz.

      Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s