Cobardía

Subí
de dos,
en dos
los escalones,
escuche
sus lamentos
desde mi cuarto.

Al golpear
su puerta,
el llanto
era ya incontenible.

Entre
y ahí lo vi.,
al animal
que frente
a sus hijos,
la maltrataba.

Siempre
todos estos,
son carroña
y viles cobardes.

Del susto
y la sorpresa.
huyo y no le vi,
ni las piernas
cuando se marchó.
Cobarde como
solo puede ser,
un constructor
de violencia.

Me acerqué,
tiritaba de terror
en un rincón.
Porque lo permites?
le pregunte,
y solo silencio
obtuve,
seguido de
un llorar
incontrolable.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s