“Amor perecedero”

Se siente
en la piel,
la suave
brisa fresca
del otoño.

El infierno
del verano,
supongo
quedara atrás.

Pero tú, mujer
seguirás
siendo
para mí,
ese verano
impensado
de amor
y de pasión,
que ya
se ha ido.

Vuelve aquí
a mí lado,
a cobijarme
con tu dulzura.

Las sombras
de tu soledad,
me agobian
desde
tu partida,
tal es así
que a veces
en la oscuridad
de mis noches,
creo volver
a escuchar
tus suaves pasos.

Despierto
sobresaltado
y corro hacia
la escalera
que da al piso.
Ese halo
de esperanza,
se destroza
ante el cuarto
vacío,
como tu sombra
de mujer ausente.

Porque razón,
cuando entregas
todo,
casi siempre
la mujer
se harta de ti,
por darle tanto.

Sigo sin entender,
al amor
en su significado
mínimo.
Por dar todo,
se pierde todo
y a veces,
en un instante.

Es que
el amor,
es perecedero
como tantas
cosas, materiales…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s