El abandono

Sus ojos
denotan
infinita tristeza,
los mocos
caen
sobre sus labios
infantiles.

Pero es
tan pequeño,
dentro
de esas
ropas usadas
y raídas.

Mira a uno
y a otro lado,
como buscando
a alguien
en ese basural,
que lo tome
de la mano.

No es Oriente.
Ni siquiera
el norte
del país doliente.

Es el sur
de Buenos Aires…
La vida
no es solo,
dejar de mirar
indiferente.

Tu libro
inconcluso,
es una vida
trunca.
¿Has hecho
algo,
cuando
lo viste?

Nada,
¿me dices?
¿Porque
tu tristeza
te ha bloqueado?

No puedo
ni debo
creerte.
Quien no
se conmueve,
ante
ese niño,
u otro
en igual condición,
te aseguro
que no
poseerá
la forma
de poder
completar
el libro
de su vida.

Solo inténtalo,
y los que
te siguen
sabrán
de tu legado.

De lo contrario
tu paso,
por esta
u otra vida,
será solo
una triste
mueca
intrascendente.

2 comentarios sobre “El abandono

  1. Muchas gracias Stella, por leerme. Lo mas triste para aquel; que camina por las calles de Buenos Aires; es la impotencia de lo que puedes hacer, nunca alcanza.
    Un abrazo.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s