Resurrección

He olvidado
hace tiempo,
que alguien
me dijera
de manera
sincera,
un simple
te quiero.

Un roce
de labios,
algo parecido
a un beso.

La soledad,
está
agazapada,
deseando
mi tristeza,
estúpida
debe ser
al no
conocerme.

No me
he detenido
jamás,
buscando
el amor
no solo
de pareja,
sino dándolo
aquel
desposeído,
que
solo deseaba,
fuera
quien fuera.
le diera
un poco
de atención.

Siempre he
sostenido
que la mente
nos dice
que hacer.
Pero debo
negar hoy,
esa teoría
porque
desde el corazón
nace el deseo
y así,
te he encontrado.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s