El duelo

Tan inútil
es alejarte
de mi memoria,
resultado del
intenso amor
que profesamos,
como cual religión
indisoluble de dos
y de por vida.

De la misma
manera
que disfrutamos
nuestro amor,
así lo fue
también brusca
e inesperada,
tu partida.

Como me
reconstruyo,
cuando poseo
solo fragmentos
de tu silueta,
en toda la casa.

Recorro
cada rincón,
en donde
tu impronta
lo hacía distinto.

Y busco,
sin cesar
una respuesta
a esta garra
que me oprime
y me llena de odio,
al quedarme
sin ti,
por no darnos
tiempo a nada.

Tú, por favor
sabes
como se supera…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s