Terapia al amor

Sonreí al salir,
y la gente,
se preguntaría
si estaba
en mi sano juicio.

No podían
saber
que estuve
en terapia,
y que la
sugerencia
poco feliz
que recibí
fue simplemente,
¡tienes
que irte ya!

Como si años
de amor y
desencuentros,
solo con ello,
podrían pasar
a un rápido olvido.

Que poco
sabemos
de los otros
y sugerimos
certezas,
como
si fuera
nuestra
propia vida.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s