¿Contradicción?

Pensar,
luego existir
dijo aquel
filósofo griego.

Pero desconocía
que al pensar,
uno puede dejar
de existir,
porque amar
es sentimiento,
no cerebro,
ya que este
actúa solo,
cuando
nuestras fibras
mas intimas
se estremecen,
entregándonos
sin medir
siquiera,
consecuencias.

Es como
un acto reflejo
inesperado,
y deliciosamente
deseado.

Su sentido
de ser
era apropiado,
para la
naturaleza
humana.

Pero no
para el amor,
sin el
uno no existe.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s