Mentir de a dos…

Mañana de dos
sobre el blanco
de la cama.

Contigo
aquí conmigo
me dices
que me amas,
y yo
pretendo
creerte,
pero sabes,
se nota
que lo dices
sin desearlo.

Quien eres
dulce muchacha
de pechos de miel
como bien decía
el flaco Spinetta.

La vida
son solo soplos,
pequeños y fugaces
de felicidad
y grandes tristezas.

Estoy a tu lado,
como tu,
quizás
por intereses
tan distintos,
como quienes
somos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s