Abandono hipócrita

Lo vi.,
como tantas
otras tardes,
recostado
con su perra “Lucy”
sobre el suelo,
bajo unas
viejas frazadas
sobre la delgadez
de su cuerpo,
que algunas,
pocas
manos piadosas
le acercaron.

Me acerque
le toque
el hombro,
le estreche
fuerte
su mano,
sonrío al verme.

Saque el termo
con café caliente
y comenzamos a
conversar,
como cada domingo.

Pienso ahora,
en cada domingo
de la vulnerabilidad
de unos,
y la omnipotencia
de los otros.

Que nos costaría
hacer visibles
a los invisibles,
que los hipócritas
de la política
se empeñan
en ocultar.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s