Nos vimos,
dejamos
lo virtual
al fin
de lado,
y hablamos
en torbellino,
sin respiro,
tratando
de saber,
el todo
de dos vidas.

Imposible,
saberlo
en un primer
encuentro.

Donde algo
de tensión
está latente,
como poder
profundizar
sin tiempo.

El tiempo
se hace
amarra,
construyendo
caminos
para dos,
sin por ello
perder identidad,
y a ello,
vamos
corazón, latiendo.

Sus ojos
color cielo,
son mansos
no por debilidad,
sino quizás
por haber
vivido como yo,
solo la mitad
de nuestra vida.

Nos reímos,
nos mimamos
solo un poco.
Piel a piel,
casi en rezo.

Para hacerle
saber al otro,
que el encuentro
puede significar
que esa mirada,
esa caricia,
le brindaran
a estos cuerpos
humanos,
una nueva luz,
que les
servirá
para vivir,
sin límites
de tiempo.

Descansara
cada uno
esta noche,
se duermen
pensando
en el otro.

Esperanza…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s