Amor prohibido

Niña eras,
en aquel
entonces,
mujer
de mis sueños,
hoy omnipresente.

Imagen
que transforma
en borroso
tu rostro
por cada minuto
que muere.

Memoria rebelde
que niega olvidarte.

Me hacía feliz
verte esplendida,
aunque sabía
que no me amabas.

Fue amarte
en silencio
y disfrutar
de tu voz,
de tu sonrisa.

Era verte
y susurrar
un “te amo”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s