Mandato familiar

Fue
mandato familiar,
en tiempos
en que
levantar la voz,
era una utopía.

Así callo manso
el latido
de tu corazón,
amor mío.

Pienso
como habrás
sobrellevado
una vida
desconociendo
el verdadero
amor,
y solo el impuesto.

Estoy abrumado,
te vi. hoy
de casualidad,
por las mismas calles
que recorríamos
tomados de la mano,
tarareando a
Almendra, Sui Generis,
entre los nuestros.

Siempre pequeña,
pero ahora
con una amargura
en tu rostro,
que te empequeñece
aun mas.

No quisiste
rebelarte,
a pesar
de la explosión
de los ´60.

Y quedaste
prisionera,
en tu propio
mundo inexistente
de cristal.

No puedo,
ni voluntad tengo
de escribir,
salvo estas
pequeñas cosas
compartidas.

Como lamento,
aun suponiéndolo,
tu hoy
tan oscuro.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s