Eras otra…

Eras esa rubia
de ojos claros
a quien todos
amábamos,
pero de quien
de nadie, eras.

De igual manera
que te sabías bonita,
igual así
eras de soberbia.

Te vi. entrar
no me reconociste,
eras otra a aquella
de aquel tiempo.

Como es que la vida
nos cambia tanto,
me pregunté.

Y solo seguí
mirando por la ventana
del viejo bar.

2 comentarios sobre “Eras otra…

  1. Querida amiga; tu comentario es tan cierto como la vida misma. El alma, distinta al ser, es siempre la que mantiene su sensibilidad y si cambia, es para mejorar. Un cálido abrazo.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s