Sin tiempo…

Mis dedos,
temblorosos
recorrieron
el sendero
de la arena pegada
a tu espalda.

Se detuvieron solo
al llegar
a tu cintura,
el agua de mar
cubría
con su blanca espuma
aun
tus largas piernas.

El sol
se escondía
en ese atardecer
que no quería morirse
y me abrazaste
tan fuerte;
que me sentí dichoso
de tenernos.

Aquel día
en que me contaste
una ínfima parte
de tu vida,
y bien sé
que como otras,
guardas para ti
tu propia historia.

Hablaste de penas
y de esfuerzos.

Pero sabes,
querida amiga
no pierdas tiempo,
porqué este
es tan
irremediablemente
perverso en su finitud,
que solo debo pedirte
vive y hazlo suavemente,
disfrutemos cada aliento.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s