Sabor amargo

Te he visto hoy,
corriendo por la plaza.

La emblemática,
la de las Madres
de los jueves,
y me pregunté
porqué
te detenían.

Viví los´70,
me estremecí.

Eras una adolescente
que no tiraba
ni piedras,
ni anda
por la vida
con la cara cubierta.

Porqué a vos,
pequeña
me pregunté.

E intercedí,
me miraron
raro,
cuando dije
-es mi nieta-
y pude lanzarte
fuera de ese
torbellino,
de odio y locura,
de uno
y otro lado.

Tristeza infinita,
caminé y me aleje

no tan presuroso
haciendo memoria
de aquellos años.

Cuando en un bar
hablábamos en murmullo,
de nuestros ideales
por temor
a ser chupados.

No me fui yo,
pero se fueron otros.
Apenado pensar,
acusado
de ser libre,
defender lo lírico
de la injusticia.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s