Mi país, mi dolor.

Reflexiono y doy vueltas,
pero no siempre,
encuentro
una explicación cierta.

Hoy, ya si.
Pareciera ser
que los acontecimientos,
me quitan algo de vida
cada día.

Peligrosa situación
de algo doloroso,
varias veces sufrido
en el pasado.

Son invisibles,
pero siento
que cadenas
me aprisionan
y mordazas
a mi boca, tapan.

Un grito ahogado,
angustia pura
que pone
a mi cuerpo rígido,
y a mí corazón
agitándose,
con espasmos
discontinuos,
que provocan
una respiración
de ritmo frenético
e imposible de detener.

Pienso en mí,
no soy hipócrita
pero más en los otros.

Si muchos
ya estaban sumergidos
en la pobreza extrema
y otros al borde del abismo,
estos, un millón de seres
se han sumado a aquellos.

Al igual
que la obsolescencia
programada,
también lo es
la exclusión sostenida
mas rapaz y humillante
del último siglo,
que los poderosos
ejercen en el mundo,
sin misericordia alguna.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s