Ebrio de soledad

Ebrio de desilusión
me entrego
a quien no desea,
de verdad, escucharme.

Total, resulta simple
comprar un cuerpo,
un oído, una mentira.

Te dicen
que escuchan
de tus sinsabores
y tristezas,
pero eso sí,
primero la tarifa.

Y obnubilado
te dejas llevar,
para llegar
a la profundidad
del desahogo.

Me río
de mí mismo,
sintiéndome
un idiota.

Será que
quien manso,
se entrega
pensando
en la perdida
del amor genuino,
se transforma
a la larga,
en un hombre
al cual la soledad,
va secando
por dentro.

2 comentarios sobre “Ebrio de soledad

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s