¿Quién lo sabe?

Quimérica epopeya
la que desde
adolescente,
me ha resultado
escribir de la vida,
de la muerte
y otras adicciones.

Ha sido y es,
una búsqueda
permanente
de la dicótoma
en mi propio ser.

Por formación,
imposible
buscar fama,
como tampoco
lo se,
podría haber vivido
de esto,
pero escribir
es soltar,
es no aferrarse
a las cosas
que hacen daño,
es terapia y sin costo.

Es juzgarse
sin piedad, a veces
y en otras
con total magnanimidad.

Así tan desconcertantes
somos los humanos,
y por ello no podría
excluirme de un mundo,
en el que aun hoy,
seguimos preguntándonos
que es la felicidad.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s