Geisha Siglo XXI

Hubo un tiempo,
en que su cuerpo
se recortaba,
en la puerta
del lugar sin nombre,
al que cada noche
frecuentaba.

Era casi parte
de la escenografía,
que invitaba
voraz, a entrar
y beber una copa.

Le pregunte
aquella vez,
su nombre
y me dijo
“el que tú quieras”.

También su edad
y ahí confirme
lo que suponía,
como se resignaba
a matar sueños
de juventud…

Voraz y sensual
se agotaba
con quien fuera,
así le habían
enseñado.

Geisha siglo XXI
sin kimono,
ni ceremonias
ancestrales.

Ahora se había
convertido
en Madame,
regenteaba el lugar
y no le disgustaba.

Ahora podía
reírse de esas
señoras con apariencias,
que la miraban
con desprecio.

Era su vida,
y por lo tanto
su dueña.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s