Vidas

Hermoso cuando te enamoras
Y lo crees para siempre,
es el fin que has buscado.

El compartir todo momento,
hacerse ambos un ovillo de lana,
en la cama de una fría noche.

Piel a piel, cuerpo a cuerpo.
Luego, los hijos y te vuelves
a enamorar. Creces con ellos,
pero a veces te equivocas,
los conviertes en el centro
de lo que alrededor tuyo, gira.

No mantienes los patitos en fila,
es decir, dejas de alimentarte
como pareja de cien noches.
Y de golpe, la nada. Que hacer…
Como emprender un nuevo camino,
si ya te sientes cansado de andar…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s