¿Distinto? No. Un igual.

Era un hombre pequeño y se sabía así desde siempre.
Por aquél día en que recibió las primeras burlas, siendo aún un niño.

No sé por qué me hice su amigo. Quizás porque siempre no soporte a quien mira por el hombro al otro, que no le resulta su igual.

De adolescentes, tenemos tantas anécdotas de aquellas noches de ir a bailar. en que Luis sin importarle su talla y con un exquisito carisma, por no decir -caradurismo- seducía de tal manera a su compañera circunstancial, que al final al buscarlo para irnos, me lo encontraba rodeado de dos o tres jovencitas, que les calzaba perfecto el papel de “niñeras” por la dulce manera en que lo trataban.


Estudiamos juntos en la Universidad y se recibió con honores. Sano y honesto hasta la médula. El respeto se lo gano por sus actitudes, hacia el otro


Hoy es un ser brillante y de luz, nos encontramos a cenar cada semana y es cuando siempre repetimos el anécdota por el que nos reímos y al que le hemos dado el título de “la noches de algodones en las narices rotas”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s