Loco yo, loco vos…

Qué vida no guarda dolor, u opresivo tormento.
Aún aquel, que cree tenerlo todo, sufre por ello,
por su avaricia que es infinita, que ve acosada
por sus propios fantasmas.
En cambio, tantos de nosotros solo con lo necesario,
nos sentimos infelices, por aquellos que nada tienen.

Si la locura fuera decretada, muchos que se dicen cuerdos
estarían en el lugar equivocado.
Y los otros, correrían felices por las calles,
como aquel hito de Piazzolla.
No verían la luna rodando por Callao.
Verían las miserias de una ciudad,
en que el hambre pega fuerte…
Y volverían a pedir entrar en esa pocilga que alguien
se atrevió a llamar hospicio.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s