Intenso

Ámame sin importarte nada y menos de lo que piensen los otros. Aviesos, apurados, preocupados…
Esos, ésos están pintados y no pueden detener este frenesí nuestro, apasionado.
Desde que nos conocimos, allá en San Andrés lejos de Cartagena.
Vibramos y reímos, porque es lo mejor que nos ha pasado en la vida.
Deslizo mis dedos por tu piel ardiente y es tu sangre que fluye enloquecida. Cuidado mujer con eso, que me conviertes en un animal en celo.
Recorreré tu cuerpo de pies a cabeza, sin dejar de besarte parte del cuerpo alguna.
Alucinaremos juntos, sin necesidad de hierbas.
Solo con el jadeo de nuestras respiraciones acompasadas y el vaivén pleno de nuestras caderas.
Comienzo, beso tus parpados…tu nariz perfecta, pero al llegar a tu boca entreabierta, no puedo dejar beber de ella, el néctar único e incomparable que produces.
Y te subes…miro tus cabellos que como la hierba verde, se debate contra el viento.
No dejas por un momento, de balancearte por el deseo irrefrenable compartido.
Y seguimos imparables, como si pensáramos que el mundo se termina en este preciso instante.
Protones y neutrones, llegan para alumbrar nuestros cuerpos desnudos al transformarse en un átomo multicolor, que estalla en mil pedazos.
Nos creemos solos en este mundo enfermo, y somos inmunes de esta manera. Amándonos sin concesiones una y otra vez, sin respiro. La vida es nuestra.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s