Perdón

Cometí en mí, el peor y desconocido de los errores
de todos aquellos, que un hombre en un solo día
puede cometer y tuve la insensatez, de repetirlo.

Pero debo reconocer que es mi honestidad brutal
la que nunca cambiara, aunque de azotes me den
lo que impulsa mi motor a sangre, que inquieto
circula por mi cuerpo de extremo a extremo,
sin importarle nada más, que el buen sentido
de las emociones que pretendo transmitir
lleve luces de esperanza, por las que yo mismo abogo.

Siempre he sido de aquellos de no cuidar las formas,
de hablar sin filtro, para no padecer luego la conciencia.
Solo sé que puedo extender mis manos por mis letras
que surgen espontáneas, para dar nacimiento a una esperanza.

Pero sé que debo disculparme, en ambos casos.
Por pretender rescatar de la aberrante obscuridad
del abuso consentido, nacido de una dolorosa infancia.
También por exponer a una bella mujer, a quien admiro
afectando la privacidad e invadiendo su propio espacio.

Lamento lo sucedido, de verdad.
Tratare de que mis historias, no se entrometan en otras vidas.
Perdón
Lo siento
Gracias

Un comentario sobre “Perdón

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s