Es hoy

Hoy desperté contigo a mi lado.
Qué puede pedir un hombre,
al oler la fragancia
que la piel que su amada le regala.

Tus dedos finos acariciaron mi cuerpo.
Entendí que aún era temprano,
para bajar a desayunar. Además
llovía de forma torrencial sobre la ciudad.

El tiempo es hoy, te dije. Y solo nuestro.
Nos abrazamos y comenzamos de nuevo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s