Oso de peluche

Llueve copiosamente en Buenos Aires,
dejo correr mi imaginación por donde quiera
e irremediablemente pienso en ella, lejana
en ese cuarto gris en que la luminosidad
de su descanso, estalla multicolor por su valentía,
sus sueños de despedida y elevarse altiva, aguerrida
sin desprenderse de su adorable alma buena y tan genuina.
Pero ahora, continúa aferrada a su oso de peluche.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s