NN

Había caminado hacia el puerto.
Sentía hacia un tiempo la necesidad
de visitarlos.
En aquel momento no fue fácil, las obras
para hacer más bonita a Buenos Aires,
la vestían en un caos insoportable.
Asombrando a turistas desprevenidos
que no les interesa si es “cartón pintado”
que como toda urbe, esconde en su periferia
sus desoladas y grandes miserias.

Pero era mi necesidad de acompañarlos.
Los encontré en el galpón de siempre
que ya es propio para la familia.

La mayor alegría la recibí de los niños,
dándome la bienvenida con una sonrisa
a cambio de esos caramelos frutales,
qué tanto les gustaban.

Extrema pobreza; vivir como se puede,
cartoneando, una changa, lo que fuera
o buscando a la espera del decomiso
en un restaurante de comida rápida.

¿Excluidos? Si desde ya, como tantos!
Pero déjame decirte algo,
¡Son más dignos que tú o yo!
Si escucharas lo que tienen para decir…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s