El ultimo adiós

Crees que soy tan crédulo,
para pensar que tu vida cambió
así de manera repentina,
en solo veinticuatro horas.

Belleza salvaje, sangre incaica
que me has sometido
a tu vida vana y de mentira plena.

No quieres liberarte o no te dejan,
eres aún una preciada presa
utilitaria para tu prisión sin celda.

Decirte adiós, es decirle adiós
a tu esperanza de un distinto amanecer.

Pero ya no puedo ayudarte a salir de ello,
si las garras del león te siguen sometiendo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s