El deseo cumplido

El viento húmedo y caluroso
golpeaba la ciudad amurallada
de Cartagena, la ciudad mágica
con balcones multicolores por sus flores.

Sus cabellos ocultaban su rostro
una y otra vez, sin resultado
trataba de descubrir su rostro moreno
de pie frente a la Torre del Reloj.

La noche anterior, él le había prometido
amor eterno luego de beber un ron
donde Fidel, donde ambos bailaron
con frenesí acompañados por las palmas
de quienes al verlos, se maravillaban.

Hacía tiempo ya, que deseaba
ser rescatada por un amor sincero.
La sedujo durante una semana
en el hostal en donde ella trabajaba.

La encandilo con sus palabras suaves
y neutras, sin modismos caribeños.
De nada le servía pensar un futuro
en Cartagena, a pesar de la Universidad
y su título de Filosofía y Letras.

Comenzó a inquietarse, como el tiempo.
Muchos que pasaban la adulaban,
invitándola como si exhibida, estuviera.

Suspiro cuando vio su clara sombra
en la puerta de la ciudad, andando
a su encuentro con un ramillete
en una mano y un pequeño paquete
en la otra, sorpresa que no esperaba.

Se besaron, tomo las flores…
el al mismo tiempo que le entrego
lo que llevaba, le dijo que la amaba
y que abriera el pequeño paquete.

Quedo encandilada ante el anillo,
no porque le propusiera matrimonio.
Si no por invitarla a vivir juntos
y comenzar a sorprenderse ambos,
para conocer sus almas y locuras.

2 comentarios sobre “El deseo cumplido

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s