Ese lado de Corrientes (Marcelo Birmajer)

ESTAMPAS DE BUENOS AIRES

El Gañán se enamoró locamente, y dejó el resto de su vida. Ya no dilapidábamos las madrugadas.

“Ese lado de Corrientes”, relato de Marcelo Birmajer. Ilustración: Hugo Horita

Si alguien me preguntara hoy qué buscaba yo en la avenida Corrientes, entre el Obelisco y Callao, todas las noches, a la salida del diario, no sabría qué contestar. Entonces tampoco. Pero no era el único, aunque eso nunca es una excusa. Formaba parte de una bohemia inocua: un restaurant parrilla, las librerías, una ginebra, el café sin culpa del insomne. Más me hubiera valido hacer gimnasia.

No tenía teléfono. La avenida Corrientes era muy parecida a la que hoy conocemos. A veces incluso la gente es la misma. Yo tenía un amigo de fuera del diario: el Gañán. No sé quién ni cómo ni por qué le había puesto el apodo, pero yo había escuchado muchas veces la palabra en canciones…

Ver la entrada original 1.180 palabras más

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s