Extiende tu mano…no te dolerá.

Pasan los años y sigo sin comprender,
porque algunas personas siguen estrellándose.
Y cuidado, a no pensar que ella
es huérfana de capacidades,
como lo demuestra su habilidad
al convertir lo tosco en artesanía.

Nos conocemos hace mucho tiempo,
tuvimos nuestra pasión descontrolada
en un tiempo loco y a la vez efímero.

Luego tomamos caminos diferentes,
de esos que planificas o no, según trates.

Nos hemos visto ambos en el último tiempo.
Allá lejos quedó su convivencia
y la tuvo que remar con cuatro hijas.
Nos acerco su desesperación de ser usada,
como si ello fuera sorpresa en un trabajo.

El que te emplea, mientras le eres útil
como producto, te pasa la mano
y te cuida, porque de lo contrario
te reemplaza como cualquier objeto.

El alquiler, deudas que se acumulan
a pesar de fregar casas ajenas, una tras otra.
Dios me ha dado el privilegio de poder dar,
y si así lo hago con quien no conozco,
como no extender mi mano hacia la angustia
de una amiga dolida, luchadora de mil batallas.

Tu que me lees (lo que se agradece), recuerda
quizás has tenido a a alguien con quien
compartiste.momentos y recuerdos
y que hoy te necesita, no dejes de alentarlo.

Es uno de los objetivos de la vida. Ayudar
sin mirar a quien y cuando lo necesita.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s