Ven, pega la vuelta…

Deje que te alejaras, furiosa
por un capricho al no decirte si,
a tu pedido de ir a correr por la playa.

Sigues sin entender, que ya no puedo hacerlo
aun sabiendo de mi reemplazo de rodilla.

Crees que si pongo todas mis fuerzas,
me sentiré pleno, como cuando antes lo hacía.

Bien sabes que me molesta más que a ti,
no poder hacerlo cada amanecer o atardecer,
como en aquellos días que trotábamos juntos
para terminar tirados en la playa, abrazados
exhaustos y riéndonos, como exitosos maratonistas.

Sabes bien, que de hacerlo no podría ir a la par
y lo más grave aún, me expondría a otra cirugía
porque la prótesis no resistiría.

Se que lo haces de buena fe, porque me ves a veces
mirando la playa, como ya algo inalcanzable.
Sabes que a ella solo puedo acceder para caminar
o darme un pequeño chapuzón en sus verdes aguas.

Si lo he aceptado, acéptalo tú
por nuestro amor infinito que no se perderá,
cualquiera sea la dificultad que enfrente,
porque tu y yo, hemos construido algo
que nada ni nadie podrá socavar.

Ven…pega la vuelta,
y regálame esa sonrisa maravillosa que tienes.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s