Ah…mi bella pelirroja…

Debo decirte que me sorprendiste
cuando al mes de conocerte,
me invitaste venir contigo al bosque
a esta cabaña que tienen tus padres,
este fin de semana…

Pero comienzo a notar en ti,
que haces honor a las leyendas
sobre quienes como en tu caso, son pelirrojas.

Tu temperamento es fuerte,
pero tu energía sexual lo es más aún.
No has dejado de abrazarme y besarme
llevándome lisa y llanamente
a la cama, cuando te ha venido en ganas.

Me recuerdas por tu cabello,
que los germanos durante tres siglos
desnudaban a las mujeres de ese color,
para comprobar si tenían marcas del demonio.

Debo decirte, que como te comportas
eres como bien afirmaba la Inquisición,
portadora del mismo demonio del Averno.

Pero sabes, nada me importa de esas tonterías
me importa más que sigas siendo la que eres,
mi desconocida y sorprendente amante
ya que me haces sentir el más feliz de los mortales.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s