Amores por la web ( I )

Estas plataformas que se transforman en celestinas del amor, buscando algoritmos como aquel film de hace unos años, protagonizado por Sandra Bullock
pretenden unir corazones que en realidad tienen necesidades muy heterogéneas.
Hay verdades-pocas-; falsas fotos; perfiles no creíbles; y hasta tomas fotográficas de deportistas de riesgo extremo, que realmente son fascinantes por el trabajo que le llevo a quien realizo el photoshop.
No tengo nada contra ellas, al contrario. Yo mismo me suscribí a una por primera vez en el mes de marzo de este año y solo por un mes. Tuve la fortuna de conocer a una mujer encantadora, con quien coincidíamos en la mayoría de los aspectos. Muy culta, con una vida muy intensa e inmensamente feliz como quien escribe con su actualidad.
Pero sabemos que los años, en la mayoría de las personas ajustan su estructura a determinados grupos ya establecidos u obligaciones familiares, que no permiten tiempo libre, por lo que no desean cambiar lo que piensan que han obtenido para tener una vida cómoda, ordenada y placentera. Es decir, el ejercicio de la rutina.
En agosto hubo un paréntesis, al viajar ella a España junto a una amiga. En su caso para visitar Valencia, donde vive su primo y familia.
Estuvimos en contacto cada día; a pesar de los distintos husos horarios, recibiendo cada tanto gratamente sorprendido sus fotos de los lugares en donde se sentía plenamente feliz, lo que por efecto rebote me provocaba una gran alegría.
Si hay algo que valoro, es que si a alguien le tengo respeto, le deseo una vida plena de emociones y disfrute como si me encontrara en su lugar.
Gozo con total honestidad, cuando veo que mis afectos, son felices.
Al regresar nos vimos luego de su cumpleaños, por un imprevisto problema de salud que tuve; quizás como una de sus causas (no la única) por la postergación de un viaje en solitario que planifico todos los años, para octubre y con destino a Portugal. La incertidumbre del maravilloso país que habito y los gobiernos que solo miran sus intereses desde 1821, cuando Rivadavia fundo la “deuda eterna argentina” con el empréstito inglés, ya es un clásico de la historia argentina.
A pesar de que al enterarse de que mi viaje había sido postergado (a costa de perder en mi caso. un dinero por penalización de la línea aérea y la perdida de los tickets también aéreos entre España y Portugal), si bien apenada ella me dijo con entusiasmo porque razón no aprovechábamos y nos íbamos juntos 3 o 4 días a algún lugar a intimar, para estar placenteramente solos.
Nos vimos luego para cenar y nos tratamos como siempre, adorablemente. Pero algo sucedió. No sé qué comentario le hice, para un nuevo encuentro, cuando me encontré de manera sorpresiva con una respuesta, que debo decir “me desacomodo”.
Me dio a entender que dadas sus múltiples actividades y ocupaciones solo disponía de los días jueves, para vernos.
Me pareció una contradicción propia de adolescentes y así se lo dije en un audio que le envié. Solo recibí una devolución que hacía mención a la paciencia y a la maduración de las cosas por llegar (SIC).
Es decir que de su sugerencia de irnos tres o cuatro días la inversión de prueba, dio a entender que era solo, la señora de los jueves.
Un par de días después, me dijo de llamarla a la noche. Pero no lo hice.
Di por terminada la relación, porque como bien dije al principio a cierta edad algunas personas viven su soledad, acompañadas de grupos etarios afines o actividades que ya vienen realizando hace tiempo. Si a ello; se le agregan preocupaciones familiares, es obvio que no existe libertad para que una relación madura pueda progresar.
Uno de los errores muy comunes de estas plataformas, es que uno puede recibir un “me gusta” que no se encuentra en el perfil que uno ha determinado con aspectos tales como la franja etaria y afinidades.
Así me encontré con el envió de mensajes de mujeres muy jóvenes, que no se ajustaban al perfil por mi solicitado, en el momento de la suscripción y que no me arrepiento haya sido solo de un mes.
Pero lo que he comentado hasta aquí de las plataformas de encuentros “celestinianos” no finaliza…
En algún momento comenzare a relatar una nueva experiencia y sus fenómenos de “humo”… Hasta la próxima.
Abrazos y besos por igual (nenes y nenas…no malinterpretar, por favor).

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s