La “Fedra” de Cocteau y de Georges Auric que apasionará a París

Un genio generalmente olvidado, pero con la tarea titanica de Laura Valeria Cozzo, llega a quienes no conocen su magnifica obra. Un ser polifacético y gran observador de la realidad de su tiempo. Léelo y busca sus obras. No te arrepentirás. Abrazos.

Mi Jean Cocteau

Jean Cocteau -este Picasso de las letras- se cansará de todo, excepto de sorprendernos. Uno tras otro, retoma los temas eternos, los grandes mitos y, para estar más seguro, ante sus propios ojos, de que no han envejecido. Los transpone, los acomoda según (también) la empresa que ejerce sobre él el cine.

Fedra no se le podía escapar, Fedra, ilustración eterna de la no menos eterna Venus, toda entera a su presa “atada” – Fedra, ancestro real pero insatisfecho de la Lea de Colette o de heroínas mauriacnianas.

Entonces, Cocteau cortó a Racine -sin dejarlo en pedazos. Unas veinte escenas siguen, paso a paso, la tragedia clásica y la mutan en “tragedia coreográfica” fiel -con algunas sutiles ironías casi- a la obra madre. ¿Se ha convertido en un ballet? No: un mimodrama tal vez por instantes, pero más bien sobre todo, según la denominación misma del programa, una “acción danzada”…

Ver la entrada original 256 palabras más

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s