Insistes…

No temas, se que es tu primera vez.
Relájate, respira profundo y exhala
suavemente, sin preocuparte.
Cierra los ojos y déjate llevar
por las caricias que mis manos
que dulcemente recorrerán
cada milímetro de tu piel.

Te pregunte, si estabas convencida
y te reíste, mostrando que en ti,
no significaba nada nuevo.

Sin embargo, se denota que mentiste,
quizás por qué te dio vergüenza,
el aceptar que nunca te habías
acostado con un hombre.

Pero niña, me gritaste que me amabas
y que yo con mis años, te diera esto
que es nada más ni nada menos, para ti
perder tu virginidad, que tu madre
seguramente te dijo que celosamente
la cuidarás a cualquier precio y circunstancia.

Pero, pobre tu madre que podía imaginar
que te deslumbrarías con un hombre mayor.

Creo que es eso y no el amor que tú declamas.
¿Y mira si lo piensas nuevamente,
ya que nada tienes que demostrarme?

Qué no te irás, me dices?
Bien, entonces déjate llevar como te he dicho,
esto será muy largo hasta que alcances
el punto de excitación tal, que pedirás
que te penetre, y que lo haré
besándote al mismo tiempo.

Ven, mujer hermosa hoy será el día
en qué creerás haber alcanzado
el cielo y el averno, al mismo tiempo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s