Me rescato una deidad…

Sereno el mar de color turquesa

bañaba las finas arenas de la playa.

Sus pies descansaban a la orilla

y disfrutaba de esa espuma,

que la acariciaba al venir y volver al mar.

 

Su cabello dorado y sus ojos color verde agua,

eran el perfecto contraste del encuentro

entre ese océano inconmensurable con una sirena

a la cual Neptuno, debió dejar salir para exhibir su belleza.

 

Quizás fue un corcel blanco,

el que la acompaño hasta la playa.

 

Me acerque despacio, para no asustarla.

Más cerca aprecie que una Deidad

había llegado a esa vida mía.

 

Solo me miro, con esos ojos llenos de amor

y dulzura.

Hubo un destello mágico.

Me encontré en el fondo de ese mar

Acompañándola y dejándome guiar

por ella, tomados de las manos.

 

Llegamos a un lugar fantástico

pleno de armonía y paz.

Allí nos esperaban Neptuno y Halia

quienes bendijeron nuestra unión.

 

Mi bella esposa era Rodo, hija de ambos

que intuyo mi soledad y fue a mi rescate,

para amarnos en ese mundo fantástico.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s