Aplausos al libre albedrío…

Hoy ha sido un día extraño,
mi celular con su musiquita endiablada
me molesto a hora tan temprana,
día de mi clase de yoga y otras obligaciones.

Mi mascota, comenzó desde el otro ambiente
al escuchar la melodía, a emitir ese aullido
parecido a un convite, diciéndome hora del desayuno.

A regañadientes, luego de cortar el sonido
unas tres veces, mi cuerpo fuera de la cama se deslizo.
Antes de ir al baño, lo de cada día.
Lo primero es lo primero, saludos
a mi mascota, gruñidos mediante y palmadas.

Desayunamos juntos, como todos los días
mientras miraba desganado mi bolso con la ropa de yoga.
No tuve opción, tome una decisión heroica, quien me obliga
hacer lo que no deseo hoy y ahora,
en que quedaría además, el llamado “libre albedrío”.

Levanté los platos, los lave y guarde
y me acosté nuevamente, dándome el mimo
que tanto mi cuerpo necesitaba y que como tú, a veces omito.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s