La brisa

Traicionera brisa que levanto

las hojas secas del piso

de los senderos del parque,

al igual que imprevistamente

tu falda, recordándome

a aquella famosa toma de Marilyn.

 

Presurosa quisiste cubrir tus piernas

largas, esbeltas, perfectas

pero resulto un tiempo sin fin,

hasta que buscaste un banco

y te sentaste, sujetándola.

 

Me senté a tu lado

junto a tu rubor sincero,

te dije que el viento a veces

nos hace pasar,

tantos malos

como buenos momentos

en la vida,

y que ese día,

me había dado una excusa

para encontrar una belleza como tu,

en esta fría tarde de otoño.

 

Te dije lo de la Monroe, te reíste

y continuaste riendo,

cuando te propuse

tomarte una foto

como fue aquella

que ya es un clásico,

te negaste, obviamente

pero tu rubor muto en confianza.

 

Seguimos conversando

en el mismo banco,

hace ya hora y media.

Te miro y me pregunto

¿Sera el inicio de una historia

con la ayuda de aquella picara brisa?

2 comentarios sobre “La brisa

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s