No seas ciego

Si tú supieras como el tiempo
se hace largo como un infinito,
en la soledad de un cuarto
donde pocas cosas te acompañan.

Tú, que te quejas cada día
de tu vida, a pesar de la dicha
de estar en compañía y de que ella,
te corresponda de igual manera.

No has sabido comprender aun,
lo que tienes en tus manos.
Un amor que sabe complacerte
y espera de ti, como contrapartida
quizás solo una caricia, un gesto
para valorar lo que te brinda.

En una sociedad como la nuestra,
en donde hoy los amores
ciertamente, son de verano, pasajeros.

Valórala, mímala con esmero
ya que no sabes si después de ella,
encontraras quien te de la misma dicha.

Bien sabes, que toda persona
vive su mundo según la percepción
que tiene de las cosas y construye
inconscientemente para sí misma,
barreras de defensa para defenderse
de la desilusión o del golpe artero.

Entonces, no le regañes
cuídala con toda la intensidad
que puedas, para que ella así te sienta
cada día, como aquel Ángel protector
que creyó encontrar en ti,
cuando te conoció
e instalo en su propia fantasía.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s