Lo imperfecto

Suéltala, me dice mi buena hermana
déjala ir, no ves que te provoca.
Le dijo que no, que lo que hemos sido
ya no lo somos, que ya está terminado.

Pero a solas, pienso en forma recurrente
la razón de compararla con toda mujer
que conozco, en esa búsqueda permanente
de reconstruir esta vida mía, que en soledad
cada día me resulta más difícil de respirar.

Será porque de todos los amores que tuve,
resulto ser el más grande, hasta que llego el final
no tan inesperado, por tantas crisis a repetición
de los últimos años en que convivimos.

Hoy leí una frase en cuanto a la desconfianza
de rearmarse la vida, luego de sufrir una perdida.
Es tan difícil encontrar la misma honestidad
que uno ofrece y sin aparentar quien no es.

Por lo menos en mi caso,
he percibido de toda mujer ocasional
una llamativa forma de esconder,
aquellas imperfecciones que nos hace humanos
disfrazándose con personajes, difíciles de interpretar.

Por eso aquella frase que expresa lo difícil que resulta
reconstruirse uno mismo ante la duda, es la realidad
obscura y recurrente, que sin rejas
me mantendrá en esta inacabable soledad.

Un comentario sobre “Lo imperfecto

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s