Infame traición

Contrariado estoy, por no decir enojado.

Lo nuestro termino hace años, hoy es la nada

salvo las cosas más importantes y queridas

que uno tiene en el transcurso de su vida,

como esos hijos que brindaron

y brindan emociones y alegría,

o los nietos que uno malcría

como no los hizo con ellos, nunca.

 

¿Me sorprendió? No me sorprendió.

Siempre ha mentido y su inseguridad

la ha hecho prisionera de sí misma.

 

Alguien me mostró hoy, el estado de su chat

poniéndose nuevamente en situación de victima,

engañándose a sí misma, fabulando el final

para nuestros años de matrimonio.

 

Tomando copiadas frases de un famoso,

se animó por elevación a expresar

en que el oasis donde ella hoy

se encuentra en su vida,

fue consecuencia de alejarse de personas

y de todo aquello que la relegaba

a sentirse inmensamente plena,

al descubrir que logro amarse a sí misma.

 

Y pienso que tiene razón, egoísta siempre fue.

Primero ella, luego los demás.

Incluso relegando la sangre, de nuestra propia sangre.

 

Solo ha hecho nada más que ratificar

la extremada inmadurez que en ella habita.

 

Soy un hombre, con sus virtudes y defectos

como todo ser humano,

pero siempre en mi vida, ha sido mi familia primero

sin importarme ser furgón de cola.

 

Di lo que pude y lo que no también,

no solo a mis hijos a quienes amo

sino a ella misma, a quien brinde

hasta educación, para que su titulo

no fuera solo de esposa y madre,

sino de mujer profesional e independiente

que pudiera valerse de sí misma.

 

Pero de todo lo que hice,

no me arrepentiré jamás de nada.

 

Siempre he insistido

en que el rencor destruye,

que nada construye.

Hoy lamento comprobar lo de siempre,

que si uno no quiere, dos no pueden.

Acordamos en aquel momento

que en el después, no hubiera odio.

 

Pero se hace difícil, si solo uno

es el que avala aquel acuerdo.

No solo es malo haberme faltado

el respeto, sin darse cuenta también

de habérselo faltado a sí misma.

 

También a mis hijos,

a quienes de esto

nada les debe ser público.

No tengo vergüenza,

no sé lo que es eso,

siempre he sabido

quien soy, un ser imperfecto

pero con todo el bagaje

del entorno en donde

fui criado con amor

y ejemplos de vida, que ya no existen.

 

Doy gracias a Dios

o al Universo,

que ha puesto por algo

a un adorable ser a mi lado,

y que el silencio de los justos

puede más que la traición artera.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s