Amor carnal

La cama les resulto chica,
por tanta pasión desencadenada.

No era la primera vez,
ya había sucedido.
Pero el sentimiento creciente
se transformaba en un juego
mas que deseado entre los amantes.

El solo pensaba en ella,
célibe por decisión propia
hace ya unos años,
y solo deseaba que la sublimación
del amor, fuera compartida.

Le preguntaba, atrevido
que era lo que más la excitaba
porque todo es válido
en el paraíso terrenal
donde importa solo el amor.

Beso sus pezones,
apretó contra si su cintura,
y abriendo sus piernas
la penetro suavemente primero,
y luego con movimientos
en que las caderas de ambos
confluyeron en una danza de erotismo,
que finalizo cuando el telón cayo
en el mismo momento que ella
alcanzo ese orgasmo tan deseado.

Quedaron abrazados
por largos minutos, agitados
apasionadamente abrazados.
Ella le pregunto a él,
porque no fue un orgasmo compartido.
El busco una respuesta
de compromiso, cuando su mente
solo deseaba que ella renaciera
en ese éxtasis que produce lo carnal.

Él sabe que su tiempo llegara,
porque en el amor,
hay secretos que solo
los amantes conocen
y que sin prejuicios,
culminara en la feroz batalla
en la que los dos
resultaran triunfadores.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s