Sigo queriendo ser un niño…

Recordé hace instantes
a mi hijo en su niñez,
armando ambos el tren
que le había comprado,
para investigar y jugar juntos.

Tirados en el piso,
riéndonos al equivocarnos
en el encastre de las partes,
insistiendo una y otra vez
en que debo admitir
que él, lo hacía mejor que yo.

Varias horas la pasábamos juntos,
hasta que logramos el objetivo.
La maqueta perfecta, con su estación,
sus árboles, los autos estacionados
afuera en las calles aledañas.

Las personas en escala,
aguardando el ferrocarril
que los llevara a ningún destino,
inmóviles o sentados
según como los habíamos ubicado.

El apoteótico inicio del andar
del ferrocarril con sus vagones
por las vías, pasando cerca de un lago
o desapareciendo por la boca de un túnel.

Llamando como chicos, así me sentía
a mis otros hijos, para ver la maravilla
que habíamos soñado y logrado,
compartiendo todos nuestra satisfacción.

Que hermoso sería retrotraer el tiempo,
para regalarme un solo minuto
de esa adorable sensación,
que me brindaba la tierna compañía
de mis hijos tan queridos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s