Difusa y confusa sociedad…

Hace unos meses
venía conduciendo en mi auto
por Sarmiento rumbo a casa,
cuando la vi, bamboleándose
de lado a lado de la acera.

Cinco de la madrugada,
zona de esos boliches
con mucho ruido interior
que junto a las angustias,
el bienvenido alcohol
más la hierba y otras substancias
transportan a los jóvenes,
a salir del hastió y de los limites
que nadie sabe ponerles.

Detuve el auto, baje
me acerque, temblorosa
y totalmente alcoholizada,
la hice sentar junto a una puerta,
temía que alguien la atropellara.

Le hablaba, pero tenía ante mí
solo los despojos
de una bella adolescente,
tonto de mi le pase por su frente
el alcohol en gel que siempre llevo,
acercándolo hasta su nariz,
pero no reaccionaba, hablaba
incoherencias con un temblor
corpóreo que parecía convulsión.

Me quede con ella,
durante tres horas, acompañándola.

Luego se levantó,
Podía mantenerse en pie
Le ofrecí llevarla a su casa.
Me dijo que no y se marchó.

No sé si tendría padres,
pero si así era
como era posible que la dejaran
y no la cuidaran, creyendo
con todo egoísmo,
que dándole unos pesos
se la sacaban de encima
en esta época, en que a algunos
les molesta compartir
la vida que ellos mismos, le dieron.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s